9 de enero de 2013

Roscón de Reyes

Ya se que llego tarde con esta receta y que hacía un mes que no publicaba nada, pero en las fechas en las que estábamos y siendo yo la encargada de hacerlos para la familia, una no da para tanto jeje.
Ha sido la primera vez que me he atrevido con él y la verdad me gustó mucho el resultado, de aquí en adelante se acabó el comprarlos.
Los rellené de dos formas: uno de crema para mi familia; y otro de trufa para nosotros. Aquí os dejo mi roscón.


Ingredientes:
Para dos roscones medianos:
650 gr de harina de fuerza o de panadería, 25-27 gr de levadura fresca, 2 huevos, 120 gr de azúcar, 250 ml de leche entera tibia, 2 cucharadas y 1/2 de aroma de azahar, 120 gr de mantequilla derretida, 10 gr de sal, 1 limón y 1 naranja grande.
Adornar: huevo batido, naranja confitada, azúcar con unas gotitas de agua, etc...

Elaboración:
Lo primero es que la levadura fermente un poco.
En un bol con tapa o un tupper, echamos 2-3 cucharadas de leche y otras 2-3 de harina, desmenuzamos la levadura, mezclamos bien y tapamos. Dejamos reposar unos 20 minutos en un sitio cálido.
Mientras echamos en un bol mediano la harina, el azúcar, los huevos, la leche y la sal. Lavamos el limón y la naranja, secamos y rallamos la piel de ambos que echaremos al bol. Por último incorporaremos el aroma de azahar, la mantequilla y la levadura fermentada.
Amasamos bien con las manos para que se mezcle todo, quedando una bola. Echamos un poco de harina sobre la encimera y amasamos un poco, quedará algo pegajosa. 
Ponemos en un bol más grande y limpio con un poco de harina y dejamos levar tapado con unos paños en un sitio cálido o bien todo el día o toda la noche.
Yo lo dejé toda la noche porque como hace frío le cuesta más subir.
Pasadas esas horas o noche, echamos un poco de harina sobre una superficie limpia y amasamos un poquito.
Separamos en dos bolas y en una de ellas le hacemos un agujero en el centro.
Iremos abriéndolo y moviéndolo con las manos dejándolo caer por su propio peso hasta conseguir un roscón fino y bien separado para que no se cierre del centro.
Ponemos sobre una bandeja de horno con papel de horno, tapamos bien y lo dejamos 1 hora que repose.
A continuación, lo pintamos con bastante huevo, decoramos al gusto y al horno precalentado a 180ºC durante unos 20 minutos más o menos.
Le puse un poco de azúcar y unas rodajas de naranja que yo mismo confité (las pese y eché en una olla su mismo peso de azúcar y la mitad de agua; hice rodajas finas, las eché a la olla y a fuego medio durante 1 hora y 15 minutos; las que fui a usar las saqué sobre una rejilla con papel de horno y se dejan secar y las otras las metí en un tarro con el almíbar que soltó).
Éste es el resultado.
Si se quiere rellenar, hay que dejarlo enfriar un poco, después cortarlo y rellenarlo de lo que os guste.
Éste es el de crema.
Éste el de trufa.