5 de agosto de 2012

Bizcocho de canela

Hoy al ir a mi casa, a última hora de la tarde, le he pedido a mi madre que me hiciese ese bizcocho que tan rico le sale y que siempre me ha gustado, y como toda madre cuando su hija le pide algo así, no se niega, ahí va y te lo hace aunque no tenga ganas o esté muy cansada. Cuando empezó a hacerlo, me dice que saldría uno bien hermoso; pero cuando terminó la masa, dió para dos!!! Uno grandote y otro mediano, yo me he llevado la mitad del grandote porque al otro todavía le quedaba por hacer y ya se me estaba haciendo tarde para irme. Me lo llevé calentito sin poder probarlo y a media noche me apeteció y ahí fui a atacarlo. Como siga así mañana no queda nada jajaja.

Ingredientes:
Zumo de 4 naranjas, 6 huevos, 1 vaso de leche, 1 vaso de aceite de semillas, 600gr de harina, 600gr de azúcar, ralladura de 1 limón, canela molida al gusto, 1 sobre de levadura, 2 paquetitos de bicarbonato sódico y azúcar y canela(al gusto) para echar por encima.

Elaboración:
Empezamos separando las yemas de las claras. Reservamos las yemas para después.
Montamos las claras casi a punto de nieve, es decir, hay que dejarlas algo líquidas.
Añadimos las yemas y removemos.
Después echamos el zumo de las naranjas, el aceite y la leche y mezclamos bien.
Echamos la canela, en este caso fue una cuchara de las de café porque esta canela es muy fuerte, pero cada uno que lo eche a su gusto, porque habrá a quien le guste más fuerte y a quién no.
Incorporamos la ralladura del limón.
Ahora echamos el azúcar y mezclamos todo muy bien.
Poco a poco echaremos la harina, removiendo bien cada vez que volvamos a echarle más.
Encendemos el horno a 200ºC.
Le añadimos el sobre de levadura y los paquetitos de bicarbonato sódico. Removemos muy bien.
Cogemos un molde, le ponemos papel de horno y volcamos la mezcla sobre él. Éste es el bizcocho grandote del que os hablaba.
Y éste es el mediano, que aunque no lo parezca, la fuente de cristal es mediana. A saber cómo quedó al final, seguro que hermoso(siento no tener una foto de él).
Aparte mezclamos azúcar y canela.
Por último echamos el azúcar con la canela por encima, tapamos con papel de aluminio y metemos al horno en una posición baja durante 50 minutos aproximadamente dependiendo del horno. A los 25 minutos, abrimos y quitamos el papel de aluminio, dejándolo que se termine de hacer. 
Cuando lo pinchemos y salga limpio, estará en su punto. Así es como queda.
Éste es el trocito que ataqué a media noche jajaja, mereció la pena. Espero que os guste.